miércoles, 10 de octubre de 2012

LA INTIMIDAD


Retazos de intimidad que se tejen como una alfombra, que llenan el espacio vacío de múltiples orgasmos. La intimidad de tu olor y del misterio que implica el bolso de una mujer. Que te cueles en mi intimidad es como si abrieras el cajón de mis calcetines… algo íntimo, muy íntimo. Y recuerdo besos detrás de la oreja y lunares disimulados bajo el pliegue de una piel. Ahí asoman unas caricias, tu piel, mi piel y sin embargo un nuevo universo de sensaciones. Lo mismo pero distinto, que dirían.
Se tejen secretos y confidencias, escurren lágrimas y rebosan los recuerdos. La intimidad de compartir los compartimentos de nuestro tren de vida. Ensambles de historias como tener los mismos padres o compartir a los mismos hijos, el colmo de la intimidad. Las líneas paralelas en el horizonte que implica avergonzarnos por lo mismo o simplemente compartir una hoguera. Y si contigo toqué el cielo aunque fuera sólo un instante nuestra intimidad ya no tiene fronteras. Pero la cúspide, la cima, es saberse y saber que a pesar de todo, de tanto, de lo que sea, nunca me perderás. La intimidad de los lazos de seda.