lunes, 10 de septiembre de 2012

ESTÁ BUENO

Está bueno escuchar y que no te oigan
gritar y que alguien esté atento
susurrar y conmover.

Está bueno mirar y que te fulminen
tener un ojo y enterarte de algo
estar ciego y deslumbrarte
ver y apreciar.

Está bueno oír y pasar de largo
bostezar y callar al mundo
prestar atención y sólo percibir el zumbido
el silencio sin voz.

Está bueno tocar y ser rechazado
rozar y recibir un quejido
acariciar y estremecer.

Está bueno gustar y ser ignorado
saborear y no saciarte
paladear y sorprenderte.

Está bueno oler y pasar desapercibido
dejar rastro pero no huella
perseguir un olor.

Hoy está bueno, lo bueno y lo menos bueno.
Hay días así de conformes, en los que no te da ni frío ni calor. Está bueno hacer las paces con las esquinas y con las malas noticias. Está bueno no saberte importante. Está bueno sentir que nada es tan grave y que lo peor ya pasó. Está buena la divina indiferencia de saber que todo es bueno. Hay días indiferentes que nos conducen a una complacencia sumblime. Esa en la que todo, todo, está bueno.